CUERPO TENDÍO

TERRITORIO PERFORMANCE



Cuerpo tendío. Suspender el cuerpo como se suspende el tiempo y jugar con sus cuerdas. Al sol. Dejar que lo mezca la brisa o el temporal. Las cuerdas de las horas. Afinar el tacto del metal y los cables, colgarse de un solo hilo, no se precisa más, tambalearse, tintilear a cielo abierto. Jugar con lo que es rígido para que se derrita. Cuerdas de tender como harpas, y que así, se escurra el silencio. Y bailar las horas, bailar las lágrimas de los que están en duelo, sacudir sus cabellos y ver el mundo del revés, porque la muerte será intermitente y pronto, en primera plana se leerá, al día siguiente no murió nadie.

Cosas que cuelgan de un hilo estos días: 

las vidas, el tiempo, las ganas, los dientes de leche, un roto y un descosío, el espacio, el contacto, las ideas de futuro, las horas, la ropa, la voz, el nido, el papel mojado, los juegos de mesa, lo crispado, lo que añora, lo sedicente, la nómina, el euro para el café en el bolsillo, los planes de vida, de verano, de trabajo, de sábado noche, de amantes, de amores, las jams (cómo improvisar en tiempos en los que todo es improvisado, ¿nos preparamos adecuadamente?), los cambios de sistema, palabras como mañana, brainstorming, caricia, omnipotente, decreto, secreción, socialismo, argumento, mentón (de entre todas las especies sólo los humanos tenemos mentón y nadie sabe para qué sirve), la palabra reencuentro.

Tenderse al rayo de sol, ventana a través, destenderse (que no existe según la rae, existe distender), habitar la fragilidad del tiempo y de mi ser o no ser cuerpo, cercado en esta ciudad, cercano como nunca.


Cuerpo Tendío Performance



Comentarios

Entradas más populares de este blog

LA DISTANCIA ENTRE LAS COSAS

LA DISTANCIA ENTRE LAS COSAS II